domingo, 18 de octubre de 2009

Buh, el fantasma que se tenía miedo a sí mismo

Hacía un montón que no jugaba, y así me quedó el pelo.
Rubí se preocupó por mí. ¡Qué buena amiga!


Quedé con Laura para ir a Totana, pero daba error, y cuando ella intentó venir le pasó lo mismo.

Luego cambié la fecha unos pocos días y me encontré con un objeto de oro brillante. ¡La lámpara!
Me la gaurdé en el bolsillo y adelanté hasta esa misma noche.

Paseando por la playa apareció Buh, el fantasma (o genio) de la lámpara.

Se metió dentro de su lámpara porque tiene miedo a los "fantasmas". Mejor que no se mire en un espejo porque le da un ataque de pánico.
He guardado su casita con él dentro en mi armario. Si algún día necesito que me limpie el pueblo de hierbajo ahi está él.

4 comentarios:

  1. ¿A que hora lo pusiste para que te saliera Buh?

    ResponderEliminar
  2. Puede ser a las 22h, o a cualquier hora, con tal de que las tiendas esten cerradas

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!